Ir al contenido principal

Las obras PFEA permiten dotar la Avenida de Málaga de un amplio bulevar y un nuevo carril para bicicletas

El Ayuntamiento de Montilla ha dado por finalizada la remodelación de la Avenida de Málaga, una actuación que ha contado con un presupuesto de 750.000 euros procedentes del Plan de Fomento del Empleo Agrario (PFEA) y que ha contribuido a integrar en el viario municipal la antigua travesía de la carretera nacional N-331.


Las obras, que se han desarrollado en el tramo que discurre entre la rotonda de Los Cuatro Caminos y el cruce con la calle Conde de la Cortina, donde se ubica la estación de autobuses, han permitido mejorar la movilidad en la zona, gracias a la ampliación del acerado y a la creación de un carril bici. A su vez, el Ayuntamiento de Montilla ha aprovechado la actuación para mejorar el sistema de evacuación de aguas y, de este modo, tratar de evitar las inundaciones que se venían registrando con ocasión de fuertes precipitaciones.

A su vez, el proyecto, que ha generado 273 contratos de trabajo en el marco del plan PFEA, "ha permitido transformar una antigua carretera, que desde hacía años formaba parte de nuestro viario municipal, en un gran bulevar", tal y como destacó ayer el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, quien reiteró su compromiso para seguir trabajando en el proyecto de remodelación de la antigua travesía, cuyo trazado discurre por la Avenida de Europa y por la Avenida de Málaga, hasta la salida hacia Aguilar de la Frontera y la autovía Córdoba-Málaga (A-45).

En ese sentido, el primer edil defendió la "oportunidad de favorecer la transformación de una vía que representa uno de los accesos principales a la ciudad" y subrayó que el proyecto supone, además, un "primer paso" para el nuevo carril-bici "que vertebre y conecte la mayor parte de Montilla, favoreciendo así el uso de transportes alternativos al automóvil y, de este modo, propiciar una movilidad más sostenible".

De igual modo, el Consistorio montillano ha decidido aprovechar los paneles que se presentaron el pasado mes de diciembre con motivo de la Ruta de los Recuerdos para mostrar estampas antiguas de la localidad tomadas hace cincuenta o sesenta años por fotógrafos tan queridos y reconocidos como Manuel Ruiz Luque o Manuel González Candelas.


La iniciativa, que se ha enmarcado en el programa Montilla, Patrimonio Conectado, del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) Campiña Sur Cordobesa, permitirá disfrutar de fotografías premiadas en el Concurso Unicornio y de otras imágenes procedentes de los valiosos archivos de Manuel González Candelas, Hijo Adoptivo de Montilla, que falleció el 21 de febrero de 2006 a los 80 años de edad.

Desde que en 1939 llegase desde su Villa del Río natal a una Montilla marcada por la destrucción y la pobreza propias de una posguerra, Manuel González solo se separó de su tierra adoptiva en contadas ocasiones. Así, en 1946 tuvo la oportunidad de fotografiar buena parte del Sahara español para la Brigada Obrera y Topográfica del Estado Mayor.

No obstante, uno de sus legados más relevantes fueron las miles de instantáneas que realizó a lo largo de su carrera y que plasmaron a la perfección la evolución histórica y social de una ciudad que, desde 1954, fue retratando a diario como corresponsal gráfico de la Agencia Efe.

Muchas de sus imágenes –algunas de las cuales alcanzaron relevancia nacional e internacional-, pudieron ser recopiladas para el libro Montilla en la mirada, un auténtico álbum fotográfico que plasma en papel la memoria viva de toda una ciudad.

Entre sus fotografías más recordadas se encuentran las que realizó en el mes de agosto de 1957, cuando un grupo de operarios que trabajaban en el Chilancón de Santa María, encontraron los restos fósiles de la primera ballena de España.


De igual modo, la Avenida de Málaga ofrece instantáneas de Manuel Ruiz Luque, conocido popularmente como Ruquel. Nacido en Montilla el 23 de enero de 1935, Manuel Ruiz Luque estudió Fotografía por correspondencia, profesión a la que se dedicó durante toda su vida en los tres estudios con los que llegó a contar simultáneamente: dos en Montilla –en la barriada de las Casas Nuevas y en la Plazuela de la Inmaculada, que reemplazó al establecimiento original de la calle Escuelas– y otro en la vecina localidad de Aguilar de la Frontera.

Su extraordinaria pasión por los libros le valió, en 2001, la Medalla de Andalucía concedida por el Gobierno autonómico como reconocimiento a la biblioteca que llegó a reunir, formada por más de 30.000 volúmenes de una excepcional calidad y rareza. A su vez, el pasado 22 de noviembre recibió en el Lagar San Clemente de Moriles la Medalla de Oro de la Mancomunidad de Municipios de la Campiña Sur Cordobesa y, hace apenas una semana, el Ayuntamiento de Montilla confirmó que ha sido propuesto para ser designado "Hijo Predilecto de Montilla".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR