:::: MENU ::::

7/6/20

  • 7.6.20
Los Comentarios Reales del Inca Garcilaso de la Vega protagonizarán durante el mes de junio El Libro del Mes, una iniciativa de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque de Montilla que arrancó el pasado 23 de abril, Día Internacional del Libro, y que permite conocer, a través de la página web de la entidad, aspectos singulares de algunos de sus títulos más selectos o extraños.



La obra, de la que se conservan varias primeras ediciones en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, fue publicada por vez primera en Lisboa en el año 1609 y supuso la consagración definitiva  como escritor de Gómez Suárez de Figueroa, dado que contiene la mejor prosa del período colonial del Perú, además de representar, según numerosos críticos, el texto más importante de la historia del país andino, por su importancia, su impacto y su trascendencia.

Tal y como explicó Elena Bellido, directora de la Fundación Ruiz Luque, la elección de Los Comentarios Reales en el marco de esta iniciativa cultural se justifica por la "estrecha vinculación" del Inca Garcilaso con Montilla, donde residió a lo largo de tres décadas, acogido por su tío, el capitán Alonso de Vargas.

La primera parte de Los Comentarios Reales fue redactada en Córdoba, donde el escritor cuzqueño fijó su residencia a partir de 1591. Y confió su primera impresión a Pedro Crasbeeck ─como hiciera con La Florida algunos años antes─, un acreditado tipógrafo de origen flamenco pero asentado en Lisboa que ha sido considerado como uno de los precursores de la imprenta en Portugal.

La obra está estructurada en nueve libros, divididos a su vez en capítulos. "El desarrollo del texto impreso está cuidadosamente tratado a dos columnas, dando comienzo cada uno de los capítulos por una letra capital ornamentada", explica Elena Bellido, quien recalca que "la identidad mestiza con la que el Inca Garcilaso se reafirma en esta obra queda de manifiesto en el escudo de armas que precede a la narración, ocupando la extensión de una hoja".

La directora de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque defiende que aunque Los Comentarios Reales "se destinaron primordialmente a un público intelectual español", la obra adquirió pronto una importante difusión. "Hacia 1612 salieron de Sevilla algunos ejemplares con destino al puerto del virreinato peruano de Callao, fruto de la incipiente fama que por entonces estaba adquiriendo el Inca por aquellas latitudes", recalca Elena Bellido.

Precisamente, uno de los ejemplares que nacieron de las prensas de Pedro Crasbeeck en 1609, encuadernado en pergamino, se custodia en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, además de otro volumen editado en España en 1723 en el taller madrileño de Nicolás Rodríguez Franco. "Su lectura nos brinda una gran oportunidad para apreciar, a través de la palabra del Inca Garcilaso, el inmenso valor que supone el entendimiento cultural entre las civilizaciones", concluye la responsable de la entidad.

Un templo de las Letras

La Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque constituye la recopilación de historia local más importante de España junto con la existente en el Seminario de Álava y contiene una valiosa sección de manuscritos que cuenta con piezas esenciales para conocer la historia civil y religiosa de muchas ciudades andaluzas.

Además, la biblioteca que durante más de medio siglo ha logrado reunir el bibliófilo montillano Manuel Ruiz Luque –que en 2001 fue distinguido con la Medalla de Oro de Andalucía– también conserva un completo archivo de material efímero: hojas volantes, octavillas, bandos, anuncios o panfletos de diferentes épocas.



Ubicada en la segunda planta de la Casa de las Aguas, la biblioteca de la Fundación Manuel Ruiz Luque puede ser consultada en dos salas: una que sólo contiene publicaciones contemporáneas –como actas de congresos, monografías y publicaciones periódicas– y otra sala para investigadores –en la que solo se sirven libros de fondo antiguo, editados entre los siglos XVI y XIX–. Desde la declaración del Estado de alarma por el coronavirus, las instalaciones permanecen cerradas al público aunque una buena parte de sus recursos puede consultarse a través de su página web.

De este modo, una de las colecciones más curiosas de cuantas conforman la Biblioteca Manuel Ruiz Luque la constituyen los más de 5.000 catálogos de anticuaria, esenciales para la labor de los bibliófilos y bibliográfos, entre los que pueden encontrarse desde catálogos de principios de siglo, hasta un gran número de listas de subastas. Además, la sección de historia contemporánea incluye la mayoría de las publicaciones editadas en Andalucía, así como un gran fondo misceláneo compuesto por varios miles de volúmenes sobre arte, literatura o arqueología.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - CAMPIDIGITAL

FIRMAS
Campidigital te escucha Escríbenos