:::: MENU ::::

14/12/19

  • 14.12.19
El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Montilla ha finalizado uno de los pasos establecidos en el plan para dotar de una solución definitiva a la situación irregular existente en los conocidos como "Pisos de los Maestros", ubicados en la calle Arrumbadores, entre el Centro de Participación Activa de Mayores y el Centro de Educación Permanente "Antonio Gala". En concreto, desde el Área de Urbanismo se ha finalizado la valoración económica de cada una de las viviendas con el objetivo de favorecer su venta posterior a los actuales inquilinos.



El alcalde de Montilla, Rafael Llamas indicó a Montilla Digital que el proceso puesto en marcha hace un año, y que previsiblemente concluirá en las próximas semanas tras el estudio pormenorizado de cada uno de los casos por parte de los Servicios Sociales Comunitarios, pretende dar respuesta a una situación "irregular" que se ha generado con la ocupación de parte de esas viviendas "que en muchos casos no presentan unas condiciones mínimas de habitabilidad".

"El equipo de gobierno sigue el proceso iniciado por la anterior Corporación con el que se pretende acabar con la situación irregular en la que se encuentran muchas de estas familias. Para ello el objetivo es facilitar que puedan adquirir estas viviendas según establece la ley", destacó el primer edil, quien señaló que por ello desde Urbanismo se ha trabajo en evaluar los diferentes pisos y establecer una valoración económica de los mismos porque "el objetivo es que el Ayuntamiento deje de ser propietario de los mismos a través de su venta".

En ese sentido, y de forma paralela, los técnicos de los Servicios Sociales Comunitarios del Ayuntamiento de Montilla trabajan desde hace varias semanas con las familias inquilinas para "conocer su interés para regularizar su situación y valorar las necesidades de cada caso".

"A través de un formulario, los técnicos están realizando una valoración de los diferentes casos para conocer la situación de cada familia y analizar cuál es la solución más viable para cada una de ellas", explicó, por su parte, la teniente de alcalde de Bienestar Social, Igualdad y Recursos Humanos, Lola Casado, quien puntualizó que casi la totalidad de los inquilinos de los Pisos de los Maestros son usuarios del Centro de Servicios Sociales "por lo que conocemos las principales dificultades que presentan".

Precisamente, la situación irregular en la que se encuentran muchos de los inquilinos de estas viviendas obligó al Consistorio montillano a establecer las primeras medidas hace aproximadamente dos años cuando, tras fallecer el inquilino de uno de los pisos, se optó por tapiar la vivienda con el objetivo de evitar que fuera ocupada mientras se desarrollaba un plan para su adecuación y regularización.

Sin embargo, las medidas puestas en marcha entonces por el Consistorio no fueron suficientes para evitar que una familia se instalara en dicho inmueble lo que, finalmente, derivó en un proceso administrativo para que desocuparan la vivienda.

Tal y como recoge la historiadora Pepa Polonio en su obra Evolución urbana y vivienda obrera en Montilla (1900-1975), cuando se construyeron los Pisos de los Maestros en 1965 estaban aislados, "en mitad de un descampado", pero ofrecían "una salida" al problema que se planteaba a los profesionales del Magisterio "con sus exiguos sueldos y sus traslados constantes". Con el paso de los años, el bloque se fue degradando y, en la actualidad, presenta algunos problemas estructurales.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - CAMPIDIGITAL

FIRMAS
Campidigital te escucha Escríbenos