:::: MENU ::::

4/7/20

  • 4.7.20
Estoy contenta y agradecida porque Margarita, mi compañera del internado, me mande cada vez más textos para traducir. Me estoy planteando estudiar alemán y sumarlo al español, inglés, francés e italiano que ya domino. Sigo dándole clases a Julia, ahora también de Francés porque su colegio se ha convertido en bilingüe y sus padres no saben una palabra del idioma galo.



Me gusta y me distrae mucho ver cómo las expresiones en estos idiomas son tan distintas, a pesar de venir del latín. Mismos antepasados, pero evolución distinta. Yo siempre estuve feliz porque los hispanohablantes hayamos preservado tanto nuestra lengua de invasiones extranjeras. Me refiero básicamente a la invasión inglesa.

Partiendo de la base de que nuestra lengua es una amalgama resultado de las tantas influencias que hemos tenido en esta piel de toro, lo cierto es que España ha sido un país atractivo para muchos pueblos y, sin embargo, hemos resistido bien la colonización lingüística inglesa.

Franceses e italianos llevan años utilizando expresiones anglosajonas tipo "il weekend" en Italia o "le weekend" en Francia. A nosotros, sin embargo, aún nos queda nuestro fin de semana, si bien es cierto que tratamos de resumirlo en un "finde". La evolución natural de las lenguas es la de economizar, la de acortar las palabras, pero no es cambiar una palabra autóctona por otra de fuera que viene impuesta por unos medios que, para ser modernos, utilizan el inglés.

¿Qué opinaría Cervantes? Tenemos un idioma con un vocabulario vastísimo, rico, florido que no necesita de nada, ni de nadie. Cuando estamos mal, decimos "me duele". Me duele a mí, lo siento yo. En francés dicen que tienen un mal en el sitio del cuerpo donde siente el dolor. A mí me parece como algo externo, que estuviera en la superficie, sin penetrar. Los ingleses tienen un dolor. Nosotros no tenemos un dolor o un mal: sentimos dentro el sufrimiento.

"¿Cómo amaneció?", me decían las niñas del orfanato de Tegucigalpa. ¿Hay una manera más bonita de preguntar cómo estás y cómo has pasado la noche? Y ese "te extraño" mejicano... Nuestros hermanos de América son más poetas hablando, siguen con su maravilloso castellano antiguo que permite que dos niños se hablen de "vos" sin distanciarse.

Y ahora veo a la gente joven con sus "followers" y no sus seguidores; gente que te sigue porque le gusta lo que propones. O "influencers", esa palabra inventada para comprimir las tendencias que marca una persona en redes sociales. Pues no: es una persona influyente y punto. Aunque en algunas ocasiones no tengan de qué presumir...

Defendamos nuestro idioma y nuestra cultura, coño. Eso es lo que me dan ganas de gritar por la ventana. Y ahora me voy a hacer un salmorejo con un falmenquín y me dejo de tonterías y de hamburguesas...

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ

DEPORTES - CAMPIDIGITAL

FIRMAS
Campidigital te escucha Escríbenos