:::: MENU ::::

20/6/19

  • 20.6.19
Según la Enciclopedia Universal, la ley del embudo es “una expresión popularmente acuñada para denunciar una injusticia surgida en alguna confrontación o disputa…” que puede resumirse como lo ancho para mí, y lo estrecho para los demás. En este caso, los demás son los putos españoles porque nosotros, puros y castos catalanes, nunca jamás ofendemos. Este dicho se complementa con otros, si no iguales sí parecidos, como “siempre me toca bailar con la más fea” o “los mandamientos del mundo se reducen a dos: quítate tú para que me ponga yo”.



Las fiestas que se suelen celebrar, repartidas por todo el país, son muchas y muy variadas. Basadas en la representación de personajes públicos o privados y el fuego hay algunas de ellas que son interesantes y divertidas. Reseño brevemente alguno de tales eventos.

Como fiesta grande y basada en el fuego, las Fallas valencianas, catalogadas como fiesta de Interés Turístico Internacional, son únicas y vienen de mucho tiempo atrás. En su origen era una fiesta sencilla donde se quemaban restos de madera y trastos viejos. Digamos que era una tertulia de vecinos alrededor del fuego y con un vaso de vino.

Actualmente, los “ninots” (figuras de cartón, madera y papel o tela), muchos de los cuales representan personajes del entorno o foráneos con cierto tono provocativo o satírico, se queman la noche de la “Cremá”. Los muñecos son copias lo más parecidas posible al personaje que representan. Nadie ha pretendido denunciar tal crematorio. Acompaño un vídeo de la Nit del Foc de 2019.



Vamos con la parte estrecha de la ley del embudo y su explicación. ¿Hacia dónde quiero dirigir estas líneas? Aun resuena en el aire (el eco de la memez) el “cipostio” que han montado los supuestos “demócratas” por la quema de muñecos que desde hace años se realiza en determinados pueblos peninsulares. Vamos con los coripeños y su Judas Iscariote.

En Coripe, como en otros tantos pueblos, tienen la costumbre de realizar la quema del “Judas” como rememoración de la traición hecha por dicho personaje contra Jesús. Este año “el Judas” que había que ajusticiar ha sido Puigdemont. En años anteriores quemaron muñecos varios sin que ello levantase ampollas malolientes. ¡Claro, no eran de mi cuerda!

Dicha quema simbólica (repito) vale de ejemplo para reprochar “lo negativo para la sociedad” que han realizado señalados personajes públicos. Por muñecos del crematorio festero han pasado Felipe González, Iñaki Urdangarín, Aznar o Bárbara Rey. En Alfaro (Logroño) aunque no suelen ser pirómanos, este año decidieron quemar a Abascal. Hay que recordar, y me repito, que con los ninots se hace algo parecido.

Fiesta similar a la de Coripe también se celebra en Robledo de Chavela (Madrid), en Pedro Abad (Córdoba), Venta del Moro (Valencia), Villadiego (Burgos), Chozas de Canales (Toledo), Talayuelas (Cuenca), Samaniego (Álava) Cabezuela del Valle (Cáceres) Bocígano y Zarzuela de Jadraque (Guadalajara). Podríamos citar más, cada una de las cuales tiene características propias que gustan o no por diversas razones.

El hecho ha molestado enormemente a la integridad moral y política de acólitos y personajes catalanes hasta el punto de bramar en su cuenta de Twitter un tal Torra: “Sencillamente, hórrido. Asco extremo. Intolerable. Lo denunciaremos”, ha escrito dicho personaje. Hasta aquí la cara estrecha del embudo.

Pasemos a la parte ancha del embudo. Tanto dentro de Cataluña como fuera de ella, los que ahora se rasgan las vestiduras son los que aplauden la quema de fotos y efigies del Jefe del Estado –como tal Estado no es el suyo, dirán–, quedándose tan panchos.

“No tiene sentido que se rasguen las vestiduras cuando la Fiscalía abre diligencias por la quema de la efigie del Rey” y para colmo apelan a la libertad de expresión para justificar dicha acción. Buen comienzo éste para ser independientes. ¿Quiénes? ¡Hombre! Los Països Catalans que vamos todos juntos.

Han aplaudido la quema de la bandera estatal –como no es la suya...–. Como siempre, tu bandera (España) es un trapo para nosotros. La buena es la estelada que es sa-gra-da. Si la ofendes te las verás conmigo, dicen todos los que cambian de cara y chaqueta cuando la supuesta ofensa o el daño se lo hacen a ellos.

Estamos ante una triquiñuela más de las muchas empleadas últimamente para abonar la razón de sus intereses políticos denunciando con ello la malquerencia, la mala voluntad del resto de España contra ellos, dicen. Porque España no nos quiere…

Para quien esté inmerso en la verdad absoluta queda claro que los hechos son (para ellos) censurables. ¿Por qué? Por rememoraciones cristianas trasnochadas, ¡quia! Por ataque directo a la democracia, ¡por favor! Simple y llanamente han bramado ante dicho acto “que consideran un presunto delito de odio” contra ellos que jamás odiaron a nadie.

Cito una intervención en Onda Cero. “Monólogo de Alsina, sobre la quema del muñeco de Puigdemont: Qué vas a esperar, Carles, de un estado fascista”. La gente de derechas es facha. España es fascista (facha) según los sensatos y sensatas del “País de Nunca Jamás” con su hada Campanilla que deben ser todos de izquierda y que si acaso solo son fachosos y fachosas algunos. Peter Pan y Campanilla nunca mueren.

Y a la manida y manoseada cantinela de “España nos roba”, hay que añadir “España nos ofende”, “España nos odia”, “España no nos quiere”. ¡Puta España…! Y no digamos “na” si los ofensores son andaluces, como ocurre en este caso.

Me atrevo a añadir, aun a costa de parecer políticamente incorrecto, una crítica. Es que los andaluces no tienen remedio, son unos mamarrachos que no valen para nada, pensarán los muy cultos (cortos amiguetes). Porque si el personal hace memoria podrá recordar que los españoles, en general, somos muñecos no apreciados y los andaluces menos, pues se nos humilla cada vez que hay ocasión para ello, con razón o sin razón.

La historia reciente desde los años ochenta, por no irme más lejos, está plagada de juicios malévolos contra la gente andaluza (vagos y maleantes, perezosos, festoleros y mil epítetos mas…). Las diatribas siempre han partido de la cúpula política.

Si curioseamos en discursos políticos, en algún que otro libro, en conferencias públicas, declaraciones políticas de algún “Molt Honorable” podremos confirmar tal aseveración. En síntesis, “Puigdemont (como chamuscado) acusa, Torra amenaza”. Ambos tienen el título de Molt Honorable. Una cuestión es tenerlo y otra confirmarlo en la realidad.

La otra parte de dicho embudo, la ancha, es para “los buenos ciudadanos” (¿¡?). Acoso sistemático a partidos que no sean de su cuerda –parece que ninguno lo es–. Escraches dentro de su territorio (uso esta palabra que parece suena mejor que “acoso”) a políticos de cualquier otro partido. Como tienen muchos huevos hasta bombardean con ellos a quien se le ponga por delante y si no que se lo digan a Marta Sánchez.

Acojonamiento de familiares de políticos contrarios, amarillismo sensacionalista al estilo de cómo lo practica la mejor prensa amarilla. De tal acoso no se ha salvado ni el Tato, torero del siglo XIX que no se perdía un sarao por nada del mundo. Supongo que quieren demostrarnos que “tienen más cojones que el caballo de Espartero”.

Pintadas contra partidos, contra personas concretas de tales siglas, siempre apelando al derecho a la “libertad de expresión”. La lista de agravios (“justificados”, dirán) es larga. Solo hay un “pero”. Siguen comiendo de los presupuestos de un Estado enemigo del que quieren separarse.

Sensacionalismo, como lo practica la prensa amarilla. Ante este panorama de choques y tropezones dialécticos se podrían aducir muchos y variados ejemplos, acertados para unos, falaces para otros, pero caer en la demagogia solo sería alimentar un fuego fatuo en este caso “lleno de presunción o vanidad ridícula”.

Supongo que terminaremos denunciando las murgas de los Carnavales, desde el más famoso (Cádiz) hasta los de cualquiera de nuestros pueblos, donde dichas murgas que “interpretan canciones satíricas en los carnavales”, se mofan de personajes tanto locales como peninsulares e incluso de fuera del país.

La palabra “murga” tiene su origen en el Carnaval de Cádiz desde donde se extiende por España y parte de América. Y puede que los “ninot” de Fallas también deban suprimirse, desaparecer, porque se mofan de todos y de todo. Aprenderemos a bailar sardanas…

PEPE CANTILLO
  • 20.6.19
El municipio de La Victoria iniciará esta noche su Feria de San Juan 2019, una edición que contará con un día más de celebración. De esta forma, a partir de hoy jueves y hasta el próximo lunes 24 de junio, las casetas de la feria victoreña abrirán con un completo cartel para hacer disfrutar a todos los vecinos de la localidad y de distintos puntos de la provincia.



En la primera jornada de la feria, y como es tradición, la programación se abrirá con la cena ofrecida a los mayores de la Asociación San Juan. A continuación, el grupo que actuará en la caseta municipal será el Trío Fusiones. Además, en las atracciones se celebrará Día del niño y la niña, por lo que los populares cacharritos solo costarán 1,50 euros.

La programación festiva del viernes comenzará a las 14.00 de la tarde aproximadamente y actuará el Mago Alúa mientras que también se celebrará la Fiesta de la Espuma de Color. Ya por la noche, la Orquesta Vintash actuará, intercambiándose junto al Trío Fusiones.

Por su parte, el sábado a mediodía actuará la Escuela de Baile de Charo Moreno, mientras que por la tarde, en torno a las 19.30, habrá en el recinto ferial la carrera de cintas a caballo. Por la noche el espectáculo llega de la mano de la Orquesta La Tentación, plato fuerte del cartel. También actuará DJ Kokodrilo.

Asimismo, en la jornada del domingo, no antes de las 14.00 de la tarde, actuará el Coro Guadalmazán. En esta actuación se producirá un sorteo del traje de flamenca o corto. Por la noche y no antes de las 23.00 de la noche actuará el Trío Néctar.

El lunes 24 de junio, día de San Juan, se celebrará la Marcha en Bicicleta a partir de las 11.00 de la mañana. A su llegada en el recinto ferial, habrá actividades infantiles como tiro con arco, taller de pintado o actividades acuáticas. Por la noche volverá a actuar el grupo Néctar hasta que a medianoche se dé por clausurada la feria con los fuegos artificiales y el espectáculo piromusical.

Otras casetas

Junto a la Caseta Municipal, la Caseta de la Juventud contará con música del momento en horario de noche. La feria volverá a contar este año nuevamente con la caseta La Pechá, situada en la esquina, al lado de El Garito. También hay música confirmada en el Docker´s Café.

Además, durante la jornada de feria del jueves y viernes los visitantes al recinto ferial del municipio podrán disfrutar de una cata de cerveza, amenizada con un concierto celta. Asimismo, el viernes a las 17.00 de la tarde actuará Elindyo Torres.

FERNANDO LÓPEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: F. LÓPEZ

19/6/19

  • 19.6.19
El periodista José Luis Salas, conductor del programa 'No son horas' y Premio "Antena de Oro", comparte con los lectores sus recomendaciones cinéfilas para el fin de semana. Experto en cine de autor, José Luis Salas es un reconocido maestro del periodismo musical y todo un especialista en el Séptimo Arte. No en vano, ha retransmitido para Onda Cero decenas de galas de los Premios Óscars de la Academia de Hollywood, además de colaborar en distintas publicaciones y en portales de Internet dedicados al cine, la música y la crónica social.





Podrás verlas en tu cine...

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

TOY STORY 4

Director: John Lasseter. Con Keanu Reeves, Patricia Arquette, Christina Hendricks, Tom Hanks, Jordan Peele, Annie Potts, Kristen Schaal, Joan Cusack, Wallace Shawn, Don Rickles, Keegan-Michael Key, Timothy Dalton, Laurie Metcalf, Tim Allen y Bonnie Hunt. Llega la cuarta entrega de una de las sagas más entrañables y divertidas de Disney Pixar, Toy Story, ¿se puede decir más? Simplemente que nuestros juguetes favoritos vivirán nuevas aventuras y con nuevos personajes como un tenedor-cuchara convertido en manualidad que no se considera juguete. Para todo, todo, todo el mundo.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

GODZILLA: REY DE LOS MONSTRUOS

Director: Michael Doughherty. Con Vera Farmiga, Kyle Chandler, Millie Bobby Brown, Bradley Whitford, Sally Hawkins, Charles Dance, David Strathairn, Thomas Middleditch, O'Shea Jackson Jr., Ken Watanabe y Zhang Ziyi. Secuela del Godzilla norteamericano de 2014, enfrentado esta vez contra otros monstruos míticos como Mothra, Rodan y en última instancia el monstruo de tres cabezas, King Ghidorah, todas ellas compitiendo por la supremacía, y de paso, poniendo en peligro la existencia de la humanidad. Para gente con ganas de pelis catastróficas con monstruos, hechas con la infografía del siglo XXI.





Otros estrenos de la semana

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

LA INFLUENCIA

Director: Denis Rovira van Boekholt. Con Emma Suárez, Maggie Civantos, Manuela Vellés, Alain Hernández, Claudia Placer, Mariana Cordero, David Luque, Ramón Esquinas, Daniela Rubio y Bianca Kovacs. Terror marca España y factura impecable en el que Alicia regresa a la siniestra mansión de la que huyó siendo una niña –un hogar que nunca ha albergado infancias felices– convertida ahora en una joven madre de familia. La película está basada en la novela homónima de Ramsey Campbell, uno de los grandes maestros del relato de terror. Para quienes quieran una de susto contemporáneo.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

LA BANDA

Director: Roberto Bueso. Reparto: Gonzalo Fernández, Charlotte Vega, Pepo Llopis, Xavi Giner, Hugo Rubert, Imma Sancho, Enric Benavent y Carlo Blanco. Un joven músico que vive en el extranjero regresa a su pueblo valenciano para la boda de su hermano. La morriña in situ hará de las suyas frente al pasado y presente.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

UN ATARDECER EN LA TOSCANA

Director: Jacek Borcuch. Con Krystyna Janda, Kasia Smutniak, Antonio Catania, Lorenzo de Moor, Vincent Riotta, Robin Renucci, Mila Borcuch, Arjun Talwar, Wiktor Benicki, Dominik Wojcik, Christian Argentino, Paco Rizzo, Zbigniew Modej, Luca Grossale y Marcello Maietta. Premio especial del jurado en el último festival de Sundance gracias a una historia con excelentes interpretaciones, sobre lo que una Nobel de la literatura sueca, que reside en la Toscana, decide hablar sobre la denostada democracia europea. Para europeístas irredentos.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

EL SECRETO DE LAS ABEJAS

Director: Annabel Jankel. Con Anna Paquin, Holliday Grainger, Kate Dickie, Emun Elliott, Lauren Lyle, Rebecca Hanssen, Gregor Selkirk, Zara Howell, Steven Robertson y Alexa Snell. El amor secreto de dos mujeres en la sociedad de un pequeño pueblo de los años cincuenta en el Reino Unido termina por salir del armario con importantes consecuencias para todas y todos los afectados. Para necesitados de dramones bien fuertes.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

EN LOS 90

Director: Jonah Hill. Con Sunny Suljic, Katherine Waterston, Lucas Hedges, Na-kel Smith, Olan Prenatt, Gio Galicia, Ryder McLaughlin, Alexa Demie, Fig Camila Abner, Liana Perlich, Ama Elsesser, Judah Estrella Borunda, Mecca Allen, Aramis Hudson y Sonny Greenback. Peculiar melodrama, dirigido por el actor y guionista Jonah Hill, sobre un chico de 13 años que vive en Los Ángeles y cuya chispa pasional es encendida por una tienda de monopatines. Para hambrientos de pelis singulares.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

NUESTRO TIEMPO

Director: Carlos Reygadas. Con Carlos Reygadas, Natalia Lopez, Eleazar Reygadas y Rut Reygadas. Curioso drama onírico donde se mezcla la crianza de toros bravos en un rancho de México, la agonía de lo viejo en el planeta, la tecnología que casi todo lo puede y, en medio, una familia cosmopolita que, con sus niños, viven todos esos momentos. Para seguidores de dramas experimentales.





® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

ESTO NO ES BERLÍN

Director: Hari Sama. Con Xabiani Ponce De León, José Antonio Toledano, Ximena Romo, Mauro Sánchez Navarro, Klaudia García, Américo Hollander, Hari Sama, Marina De Tavira, Juan Carlos Remolina, Lumi Cavazos y Fernando Álvarez Rebeil. Las vivencias del propio director Hari Sama, donde no faltan el post punk, la libertad sexual y las drogas en el México DF de 1986. Para experimentos con el nuevo cine mexicano.



JOSÉ LUIS SALAS
  • 19.6.19
La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, avanzaó en el Parlamento de Andalucía que las nuevas líneas de ayudas dirigidas a industrias agroalimentarias alcanzarán los 80 millones de euros, y que la ampliación de la convocatoria 2018 de subvenciones a las agroindustrias ascenderá a 29 millones de euros, medida ésta última que va a beneficiar a un total de 165 empresas.



De esta forma, “apostamos por un sector que es estratégico para avanzar en la industrialización de la Comunidad Autónoma, generar empleo y, sobre todo, dar un mayor valor añadido a los productos agrarios de nuestra tierra”. “Lo hacemos –en palabras de Crespo– agilizando, reprogramando y doblando el presupuesto”, tal y como viene haciendo el Gobierno andaluz en los últimos meses.

En este sentido, la titular del ramo se refirió a la reprogramación de fondos que tiene previsto realizar su Departamento en el marco del Plan Estratégico para mejorar la competitividad del sector agrícola, ganadero, pesquero y agroindustrial y del desarrollo rural de Andalucía 2019-2022 y a la modificación de las órdenes de ayudas como algunas de las actuaciones claves en las que se trabaja desde la Consejería.

Crespo destacó la importancia de contar con nuevos criterios de valoración para las ayudas a la agroindustria en cuestiones tan fundamentales como “la apuesta que hacen las entidades perceptoras de las ayudas por la calidad, la incorporación de jóvenes y mujeres, la innovación, aplicación de las nuevas tecnologías, así como la capacidad de exportación o el empleo, entre otras”. Se trata, a juicio de la titular, de unos “requisitos indispensables para que el sector pueda seguir creciendo en materia de competitividad”.

Por otro lado, la titular de Agricultura afirmó que con el presupuesto de la Junta de Andalucía para 2019 “va a dotar a la agricultura y a la industria andaluzas de posibilidades para crear más empleo y progreso en una de las tierras más importantes en el ámbito agroalimentario de Europa y el mundo”.

Abono de subvenciones

En su intervención en el pleno, Carmen Crespo detalló que, en lo que va de año, la Consejería ha realizado el pago de 26 proyectos de estas subvenciones que apoyan inversiones en transformación, comercialización y desarrollo de nuevos productos agrícolas. En total, la cantidad abonada en 2019 para este objetivo supera los nueve millones de euros y ha permitido movilizar una inversión de 21,8 millones en el sector agroindustrial.

Atendiendo a los beneficiarios, estos pagos se han dirigido a Pymes (6,8 millones), grandes empresas (un millón de euros) y entidades del sector olivarero (1,8 millones). Por provincias, las empresas de Almería han recibido ayudas por valor de más de 1,1 millones de euros; Córdoba por 165.400 euros; Granada por casi 2,5 millones de euros; Huelva por más de 2,1 millones d euros; Jaén por 516.120 euros; Málaga por cerca de 2,4 millones; y Sevilla 812.600 euros.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

18/6/19

  • 18.6.19
Para poder implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es necesaria la participación de todos los actores del territorio. De todos sin excepción. El sector del conocimiento formal e informal es uno de los pilares, por ser la educación un elemento libertador de las sociedades.



Los países con mayores índices de desarrollo humano son aquellos que realizan inversiones importantes de su Producto Interior Bruto (PIB) en el área de la educación, lo que muestra la importancia que tienen en el desarrollo de las sociedades el aprendizaje y la formación en todos los niveles.

Siendo el nuevo pacto social un proceso de transformación, de cambios de paradigma, el sector del conocimiento tiene un papel importante en la búsqueda de las soluciones y en las innovaciones para esta situación de emergencia planetaria que vivimos en la actualidad.

La educación terciaria y la investigación científica son citadas en varios de los ODS, sin embargo, la contribución de la Universidad es necesaria a un nivel mucho más amplio, considerando que la Agenda de los ODS cubre un amplio número de desafíos sociales, económicos y medioambientales y su experiencia y preparación resultan claves para poder vencer y superar dichos desafíos.

Su cuerpo científico tiene la capacidad de proporcionar el conocimiento y las soluciones que sustenten la implementación de los ODS junto con todos los actores del territorio de forma participativa y no impositiva.

Abordar los desafíos de los ODS requiere de nuevos paradigmas, nuevas formas de ver la vida, nuevas formas de hacer las cosas, tomar decisiones difíciles entre opciones contrapuestas y, en algunos casos, realizar profundas transformaciones. Las universidades, junto con el sector del conocimiento en general, impulsan el progreso tecnológico y social a través de la investigación, el descubrimiento, la creación y la adopción de conocimiento.

Las universidades atraen y nutren el talento y la creatividad y son actores territoriales claves en los sistemas de innovación regional y nacional y estas funciones son fundamentales para ayudar a la comunidad local a comprender los desafíos, oportunidades e interacciones entre los ODS y las políticas locales. También son clave para desarrollar e implementar soluciones, para desarrollar y evaluar opciones de políticas y vías de trasformación y para poder realizar un seguimiento del progreso que permita medir los resultados alcanzados.

Es necesario crear implementadores de los ODS ya que las universidades forman a personas con habilidades y capacidades profesionales y personales. Tienen acceso a un importante número de jóvenes y no tan jóvenes, apasionados, creativos, con curiosidad y el deseo de un mundo mejor. También influyen cada vez más en el desarrollo global a través de estudiantes y exalumnos, campus internacionales y actividades de desarrollo del talento. Alcanzar los ODS requerirá de la contribución de todos.

Por lo tanto, el sistema educativo debe asegurar que están formando a los líderes actuales y futuros, a los responsables de la toma de decisiones, a los docentes, a los innovadores, a los empresarios y a los ciudadanos con los conocimientos, las habilidades y la motivación que los ayudarán a alcanzar las metas de los ODS.

A través de su personal, estudiantes, campus, vecindarios y cadenas de suministro, tienen un importante impacto social, económico y ambiental y, al implementar los principios de los ODS dentro de su estructura de gobierno y gestión y de su filosofía, las universidades contribuirán directamente al logro de los ODS dentro de estas extensas esferas.

También deben proporcionar liderazgo intersectorial en la implementación de los ODS, pues las universidades son reconocidas por la sociedad como entidades neutrales en las que se puede confiar. Por ello, las universidades tienen la capacidad y responsabilidad de colaborar a la necesaria respuesta local, nacional e internacional a los ODS a través del diálogo intersectorial y creación de alianzas. Tienen un papel clave en la educación pública y en otros sectores, así como en defender la importancia de los ODS.

Para contribuir a la educación para los ODS, las universidades y el resto de centros educativos pueden, por ejemplo:
  1. Integrar los ODS y los principios en todos los cursos, también de grado y posgrado, así como en la formación en investigación.
  2. Proporcionar formación sobre los ODS a las personas responsables de la elaboración de los planes de estudios, para favorecer la coordinación de los cursos y del profesorado.
  3. Ofrecer formación y creación de capacidades a empresas y a entidades externas sobre los ODS, así como el conocimiento y habilidades necesarias para abordarlos.
  4. Abogar por una política de educación nacional y estatal que defienda los ODS.
  5. Vincular a estudiantes en procesos de cocreación compartida de entornos de aprendizaje e iniciativas que apoyen el aprendizaje sobre los ODS.
  6. Estructurar cursos en torno a proyectos colaborativos para el cambio con aplicación práctica, en los que el estudiantado tenga opciones para actuar y reflexionar de manera iterativa, y desarrolle una capacidad adaptativa mientras trabaja por un objetivo.
Las universidades también pueden contribuir a todos los ODS cerciorándose de que están capacitando a los estudiantes para los trabajos necesarios para la implementación de los ODS y deben asegurar que los estudiantes sean ágiles, estén preparados para el cambio y tengan visión de futuro, de modo que sean útiles no solo para los trabajos que existen hoy, sino también para los que existirán en el futuro. Para ello, las universidades pueden:
  1. Establecer vínculos fuertes con empresas e industrias para monitorizar tendencias en cuanto a empleabilidad, por ejemplo, a través de comunidades de práctica empresariales.
  2. Ampliar las oportunidades para el aprendizaje a lo largo de toda la vida, como la educación en entidades y empresas, aprendizaje en línea, y formación profesional.
  3. Mejorar las oportunidades para el desarrollo de formación de estudiantes y profesionales de países en desarrollo para abordar los desafíos relacionados con los ODS
Por otro lado, la creación de capacidades, a través de la educación, es un importante “medio de implementación” para ayudar a los países en desarrollo a abordar sus propios desafíos en el campo de la sostenibilidad. Las universidades tienen amplios vínculos con países en desarrollo a través de estudiantes en movilidad y exalumnos, campus internacionales, programas de intercambio académico, viajes de estudio y convenios con universidades de países en desarrollo.

Las universidades pueden aprovechar estos vínculos para apoyar la creación de capacidades para los ODS a través de diferentes maneras, tales como:
  1. Implicar a estudiantes internacionales en los ODS.
  2. Desarrollar cursos en línea de calidad y gratuitos sobre desarrollo sostenible y sobre cómo abordar de forma práctica los desafíos de los ODS.
  3. Desarrollar relaciones de intercambio con universidades en países en desarrollo y programas de capacitación en el país para abordar los ODS.
  4. Proporcionar becas relacionadas con los ODS para estudiantes.
Las Universidades y el sector educativo en Andalucía precisan avanzar más rápido. La Comunidad Valenciana o el País Vasco, por poner dos ejemplos, están muy avanzadas en las políticas públicas y acciones para la localizacion de los ODS y son, incluso, ejemplos de buenas prácticas de políticas públicas según diversos organismos internacionales, que reconocen a ambas comunidades en foros relacionados con la Agenda 2030.

Los desafíos que tenemos como humanidad no son para el futuro: son para hoy. Y para cambiar se precisa tomar consciencia de la necesidad y actuar en forma diaria de acuerdo a lo que propugnamos con el establecimiento de los principios que nos proporciona la Agenda 2030, en nuestro día a día.

SANTIAGO MARTÍN GALLO

17/6/19

  • 17.6.19
Autora de novelas como La ciudad en invierno, La ciudad feliz o La trabajadora, Elvira Navarro (Huelva, 1978) publica La isla de los conejos, donde recoge once relatos perturbadores. En estas páginas, un falso inventor lleva conejos a una isla para que acaben con los nidos de unos pájaros cuyo nombre nadie conoce. El fantasma de una madre abre una cuenta en Facebook y le pide amistad a su hija. En otro, los sueños de los clientes de un hotel son objeto de un insólito hurto.



Esta autora estudió Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid. En 2013 fue elegida una de las voces españolas con mayor futuro por la revista El Cultural, y en 2014 la misma revista seleccionó su obra La trabajadora entre las diez mejores novelas en español del año.

—Once piezas inquietantes. Dices que si algo comparten todos los cuentos de 'La isla de los conejos' es una atmósfera extraña.

—La misma que esa convención a la que llamamos realidad en cuanto nos percatamos de cuánto tiene de ficticio.

—El libro se iba a titular 'La habitación de arriba', que es otro de los relatos. ¿Qué encontraste en 'La isla de los conejos' que te hizo cambiar de opinión?

—Fue mi agente, María Lynch, quien me dijo que era mejor así, y entonces me acordé de La casa de los conejos de Laura Alcoba y de lo mucho que siempre me había gustado ese título.

—Escribes todos los días, pero tardas en publicar. Eres lenta escribiendo. ¿Te gusta ver madurar cada página o la inseguridad es parte de este oficio?

—Todo eso sumado a que el tiempo haga su trabajo de criba.

—Como decías, los cuentos comparten una atmósfera, pero cada cuento bebe de un sitio diferente, de un conflicto único.

—Sí, en efecto. Si no fuera así, el libro sería una novela.

—El cuento con el que titulas el libro es una anécdota que te contó un amigo, Sancho Arnal, que dices, como homenaje, es su verdadero autor.

—Él me regaló la historia sin saberlo, o yo se la robé. Sancho Arnal me cuenta siempre cosas loquísimas, cosas que hace él, así que también podría decir que escribir ese cuento fue un intento de vivir yo esas cosas a través de la literatura.

—El tema de 'La habitación de arriba' lo desarrollaste en 'La trabajadora': la precariedad y la desposesión por el trabajo. Hoy, desgraciadamente, casi es una epidemia.

—Lo peor es que ha sido una epidemia casi siempre. España es un país de escasez. Las dos novelas capitales en nuestra tradición son el Lazarillo, que cuenta la vida de un miserable, y El Quijote, que es un hidalgo pobre. Parecía que habíamos salido de ahí, pero…

—Dices que lo que nos perturba y no hacemos consciente nos puede destruir. ¿De esa materia está hecho este libro?

—Diría que en parte sí. Ya el impulso creador es misterioso, al menos en mi caso. No sé muy bien qué es lo que me lleva a escribir unas historias en vez de otras. Ahí hay algo oscuro que ordena, que pide ser expresado, recorrido, iluminado.

—El relato necesita de una intensidad que se disipa en la novela. ¿Con qué género te sientes más cómoda?

—Me siento cómoda cuando encuentro la forma más apropiada para expresar algo, ya sea un relato o una novela.

—El feminismo no está a salvo del giro conservador y vulgar que vive nuestra sociedad. ¿Sabes hacia dónde vamos?

—Se está sustituyendo el pensamiento por un simple estar a favor o en contra que tiene más de identitario que de otra cosa. Como pertenecer a un equipo de fútbol o ser nacionalista. Y eso también ha contaminado a cierto feminismo, que al tiempo que se declara como no esencialista, defiende las esencias cuando reparte carnets de buenas feministas. Aunque a lo mejor siempre hemos estado ahí, en el dogma, y lo que pasa ahora es que las redes amplifican el asunto.

—Te molesta que el feminismo sea reactivo y no propositivo y que la mujer aparezca como víctima.

—Me molesta como feminista que soy. La víctima se ha convertido en el lugar santificado de enunciación, y es una posición peligrosa porque impide el empoderamiento, refuerza el estereotipo machista de que la mujer es alguien débil y obvia los logros de muchas mujeres, su poderío.

Santiago Alba Rico, en un artículo, traía la siguiente reflexión de Sánchez Ferlosio: “Sólo el daño recibido de otros hombres crea valor, porque la víctima se hace acreedora de retribución y se convalida, por tanto, como ‘de los buenos’. Sólo la culpa humana produce lo que podríamos llamar ‘víctimas morales’, porque son acreedoras de venganza”. No suena muy revolucionario, ¿no? Y yo creo que el feminismo ha de ser revolucionario, no replicar al Dios del Antiguo Testamento.

—En tu libro no hay sangre. Hay un terror psicológico, “cotidiano y doméstico”, y los personajes se mueven en entornos absurdos.

—Se está leyendo así, ¡pero también hay quien me dice que se ríe mucho!

—Tus personajes aceptan explorar la anormalidad, lo ficticio, que es lo normal. Descubren que el control de sus vidas es una ilusión.

—Viven en la anormalidad, aunque creo que eso es muy común porque, ¿qué es lo normal? El control es una ilusión de la razón que produce muchos monstruos, como en el grabado de Goya.

—Ahora trabajas en dos libros. Un volumen de novelas cortas y un libro sobre tu experiencia en Madrid.

—Así es, y espero acabar antes el de novelas cortas, que parece que ha cogido carrerilla.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍA: ELISA ARROYO

16/6/19

  • 16.6.19
¿A qué fue Donald Trump al Reino Unido? El momento de la visita no podía ser más inoportuno: con la primera ministra británica dimitida, aunque en funciones, y con el problema del Brexit más enconado que nunca, sin acuerdo para una salida “ordenada” de Inglaterra de la Unión Europea. Como si escogiera la fecha adrede, el presidente de EE UU parece que fue a Gran Bretaña a echar gasolina al fuego y a pavonearse ante la reina como un vaquero que aprecia más sus reses que a sus vecinos y que desprecia lo que ignora, aunque lo lleven a un concierto de música clásica, rodeado de lores y demás aristócratas ingleses.



El presidente-empresario, cuyo mérito ha consistido en amasar una fortuna que le ha permitido codearse con lo más rancio del Partido Republicano para, con “ayuda” soviética y de la mano de Steve Bannon, auparse a la Casa Blanca y vestir la chaqueta de comandante en jefe del mayor y más poderoso ejército del mundo. No es triunfo despreciable, pero para el que no está capacitado. Y lo demuestra cada vez que abre la boca, escribe un tuit o hace una visita al extranjero, como ésta a la pérfida Albión.

Fiel a su estilo faltón y provocativo, el más extraño a los usos diplomáticos, Trump “caldeó” su visita publicando tuits ofensivos contra el alcalde de Londres, Sadiq Khan, al que calificó de “perdedor irrecuperable”, por haber criticado su visita, y de ser un alcalde terrible para la ciudad, tal vez porque en ella no se producen las periódicas matanzas que protagonizan los norteamericanos que poseen armas de fuego.

En otro mensaje aconsejaba al Gobierno británico abandonar la UE, sin pagar ninguna factura, y cuestionaba a la premier Theresa May por su fracaso en las negociaciones del Brexit, motivo de su dimisión, al tiempo que mostraba sin recato su apoyo al euroescéptico Boris Johnson como sucesor de ella en Downing Street.

También se permitía recomendar al eurófobo Nigel Farage –líder del partido ultranacionalista que provocó el referendo de la discordia– responder con “taza y media” a los negociadores burócratas de Bruselas. Esta fue su manera de tratar a los anfitriones de su visita oficial al Reino Unido, con una cortesía propia en establos, además de mostrar su particular visión sobre las relaciones internacionales y la consideración que le merecen los países aliados de EE UU.

Aquella regla no escrita de la diplomacia, relativa a obviar en las visitas de Estado cualquier alusión que pueda considerarse una intromisión en los asuntos internos del anfitrión, fue olímpicamente pisoteada por el impulsivo presidente Trump. A él no le van las sutilezas.

Claro que su comportamiento tampoco ha cogido por sorpresa a nadie. A estas alturas de su mandato, el mundo entero conoce al procaz presidente norteamericano y su forma de proceder, en la que no escatima insultos, amenazas y descalificaciones groseras para conseguir sus propósitos.

Con esa estrategia fue al Reino Unido, obsesionado por conseguir que el país consuma su separación de la Unión Europea, ofreciéndole para ello el mejor y más goloso acuerdo bilateral de ayuda comercial jamás firmado entre ambos países, como si el resto de Europa sea el enemigo.

Es la misma estrategia que está llevando a cabo con su plan-haraquiri de Palestina, a la que también promete ayuda futura, si firma la rendición que su yerno le ofrece para acabar con su conflicto con Israel, al que todo le consiente sin rechistar. En suma, es su forma de hacer negocios: presionar, amenazar y chantajear. Y cree que gobernar se hace de igual modo.

Los ingleses deberían tener en cuenta, antes de firmar nada, la validez que Trump concede a los acuerdos y tratados que asume, como el de Libre Comercio con México y Canadá, el cual ignora a la hora de elevar arbitrariamente los aranceles de lo que importa del país centroamericano para chantajearlo por el problema migratorio.

Ni la palabra ni la firma del actual presidente norteamericano sirven para garantizar ningún compromiso, sea económico o político, que permita unas relaciones entre países en condiciones de respeto y equidad. Ya lo demostró con el abandono del Acuerdo sobre el Cambio Climático, su desvinculación con el suscrito con Irán para el control de su plan nuclear y hasta con su denuncia del Tratado de limitación de misiles balísticos con Rusia.

Su “America first” se traduce como “el negocio, lo primero”: ganar en todos los campos en los que EE UU está implicado, aunque ello comprometa el equilibrio y la convivencia pacífica entre las naciones.

Y por eso fue al Reino Unido: a apoyar, prometiendo en tal caso un acuerdo “fenomenal”, un Brexit duro cuestionado por una mayoría de ingleses –de ahí las resistencias a celebrar un segundo referendo–, y que debilita el proyecto de una Europa unida, a la que combate por todos los medios posibles y a la que amenaza con represalias si continúa con los planes para dotarse de una fuerza militar conjunta y autónoma que de alguna manera escape de la dependencia, no militar pero sí comercial, con la poderosa industria armamentística yankee.

Más que la seguridad, persigue el beneficio y la preponderancia comercial. Si la moneda europea y Airbus ya hacen competencia al dólar y a la industria de aviación y aeroespacial de EE UU, Donald Trump no está dispuesto que la UE se fortalezca en otros ámbitos, como el militar y hasta el automovilístico.

Busca dividir a los países miembros de la UE con sus proclamas ultranacionalistas y aislacionistas, alentando por un lado el Brexit británico e incubando, por el otro, la eurofobia a través de partidos ultraderechistas que, con ayuda de Bannon, esparce por todo el Continente. Su exigencia de que los países europeos destinaran mayores recursos a Defensa no significaba que se fortalecieran, sino que aumentaran sus compras militares a empresas norteamericanas.

Su mentalidad empresarial, que no de hombre de Estado, es la que lo impulsa, también, a abrir una guerra comercial con China, no por los peligros de seguridad a los que alude como pretexto –el país que más espía a través de Internet, telefonía y redes sociales es EE UU–, sino por su aventajado dominio en tecnología 5G, la que impulsará un salto cualitativo en la comunicación, las redes sociales y en el ecosistema del Internet de las Cosas.

Huawei no representa mayor peligro para los usuarios que Google, Facebook o Microsoft, cuyos abusos de posición empresarial dominante y por utilización de la información supuestamente confidencial que disponen de sus clientes han sido repetidamente demostrados. El peligro real es la política expansiva de China como potencia emergente a escala internacional, capaz de competir con la supremacía estratégica de USA en el mundo. Pero Trump sólo advierte de la competencia económica y comercial que representa China para los intereses de EE UU.

Su capacidad intelectual y sus modos rústicos no dan para más, para disgusto de sus compatriotas más ilustrados y preocupación para las personas sensibles del mundo, las cuales temen acabar sufriendo las consecuencias de sus bravuconadas.

No es de extrañar que su visita oficial al Reino Unido desatara las manifestaciones ciudadanas en su contra, aunque él las considere fake news, los recelos de buena parte de la clase política, incluidos los conservadores –Boris Johnson evitó fotografiarse junto a él– y la incomodidad de la monarquía y el Gobierno británicos, a pesar de su flema, con la presencia de un presidente tan imprevisible como osado (como la ignorancia), al que la propia May tuvo que explicarle cómo es el Sistema Nacional de Salud inglés ante su pretensión de incluirlo en las negociaciones sobre el futuro acuerdo “fenomenal”.

Aparte de entrometerse en la decisión de un probable abandono de Gran Bretaña de la UE y su interés por causar la división entre los países europeos, muchos se preguntan: ¿A qué fue Donald Trump al Reino Unido? Parece evidente que no fue a conmemorar el 75 aniversario del desembarco en Normandía, del 6 de junio de 1944, con el que dio comienzo la fase final de la II Guerra Mundial hasta la rendición del Ejército de Hitler.

No ofreció ni un discurso en el Parlamento –donde no fue invitado– ni una ofrenda de flores por aquellos luchadores aliados, liderados por unos EE UU diametralmente opuestos a la mentalidad que encarna Trump (insolidario, aislacionista, unilateral, xenófobo y reacio a liderar la lucha por la democracia, la libertad y la paz en el planeta), que entregaron sus vidas por liberar a Europa de las garras del nazismo.

Es lo que hubiera hecho un político de talla de gran estadista, pero lo que no se le ocurre a un mercanchifle de luces cortas metido en política. Como si lo empujaran para figurar, sólo acudió, junto a otros 15 líderes mundiales, al acto celebrado en la ciudad de Portsmouth, desde donde partieron las tropas aliadas rumbo a Normandía. La mayor hazaña de EE UU en defensa de los valores occidentales por un mundo libre, sin importar el precio, quedó relegada a los intereses mezquinos y sectarios del populista Donald Trump. Para eso, mejor que no hubiera ido al Reino Unido.

DANIEL GUERRERO

15/6/19

  • 15.6.19
La arquitectura contemporánea no puede entenderse sin la obra de cinco gigantes que marcaron un nuevo rumbo de la construcción en el siglo XX, tanto en el empleo de los nuevos materiales (hormigón armado, acero, vidrio y plástico) como en el significado mismo del propio hecho arquitectónico. Me refiero al suizo Le Corbusier, al estadounidense Frank Lloyd Wright, a los alemanes Walter Gropius y Mies van der Rohe y al finlandés Alvar Aalto.



De los dos primeros ya he hablado con anterioridad. En esta ocasión voy a hacerlo del tercero, el mismo que proyectó el pequeño Pabellón Alemán de la Feria Internacional de Barcelona de 1929, y que fue reconstruido exactamente igual al original en el año 1986, como recuerdo de una obra emblemática para que fuera admirada por las generaciones que seguirían a quien un día fue el director de la Bauhaus alemana.

Como suelo hacer, comienzo por una breve reseña biográfica, para acercarnos al perfil de quien fuera uno de los iniciadores del Movimiento Moderno en arquitectura. Ludwig Michael Mies nació el 27 de marzo en 1886 en Aquisgrán, la ciudad más occidental de Alemania, que se encuentra ubicada en el estado de Renania del Norte-Westfalia, al tiempo que colindante con la frontera francesa.



De una familia de canteros de religión católica, a los catorce años empezó a trabajar en el taller de piedra de su padre, siendo a los dieciséis años capataz de una obra, lo que le acercó tempranamente a la construcción. En 1905, se traslada a Berlín para colaborar como dibujante de adornos en el taller de un estucador, antes de iniciarse como ayudante de Peter Behrens, uno de los grandes arquitectos alemanes de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

El largo trecho profesional de Mies van der Rohe puede dividirse en dos grandes períodos: el que va de 1908 hasta 1938, es decir, treinta años correspondiente su periodo alemán, y el que se extiende de 1938 a 1969, que corresponde a su estancia en Estados Unidos, tras marcharse de su país de origen por el avance del nazismo en su patria.

Como suele ser frecuente en la biografía de los arquitectos, sus primeras obras se corresponden con residencias unifamiliares, como son la casa Riels (1907), la casa Perls (1911) y la casa Werner (1912), en las que todavía se puede apreciar que sigue los criterios tradicionales de la arquitectura germana.

Tras la Primera Guerra Mundial, que pasa en Frankfurt, Berlín y Rumanía, se establece en Berlín. Durante esos años, un gran cambio se produce en sus concepciones arquitectónicas, especialmente, cuando se presenta al concurso que fue convocado en 1922 por la empresa Turmhaus Aktiengesellschaft. Mies propone la idea de un edificio claramente innovador, que, finalmente, no llegó a construirse, ya que suponía un cambio radical en las concepciones constructivas dominantes de aquella época.



Conviene apuntar que el reto que se les planteaba a los 144 arquitectos que participaron en la convocatoria del concurso partía del hecho de que había que construir un edificio en un solar triangular destinado a oficinas. Tres de las exigencias de las bases consistían en los siguientes puntos: era necesario aprovechar al máximo el terreno, puesto se hablaba de un solar en el centro de Berlín; la altura máxima a alcanzar sería la de 80 metros; y se buscaba el máximo de luz natural para que los oficinistas no tuvieran que estar trabajando todo el día con luz eléctrica.

La propuesta de Mies partía de un edificio formado en planta por tres rombos, cuyo punto de encuentro estaba formado por una forma circular que serviría de núcleo de acceso a las distintas plantas (para que el lector pueda visibilizar la planta del edificio convendría ver el logotipo de la marca de motor Mitsubichi, de forma que el punto de encuentro de los tres rombos fuera sustituido por un círculo). Por otro lado, todo el edificio estaría construido con una estructura de acero y de cristal en su exterior, lo que suponía un planteamiento absolutamente nuevo en las edificaciones.

El edificio no llegó a construirse, pero quedó como referencia para el futuro, de modo que, décadas después, en su período estadounidense, pudo plasmar las nuevas ideas que por entonces parecían una provocación.



Aunque Mies van der Rohe fue director de la Bauhaus de Dessau solo durante dos años, entre agosto de 1930 y agosto de 1932, es imprescindible aludir a su paso por la gran escuela que fundó otro arquitecto, Walter Gropius, y que ha quedado como referente de la innovación y la creación integradora de las diferentes manifestaciones artísticas.

La Bauhaus, inicialmente creada en Weimar en el año 1919, no tuvo una existencia excesivamente larga, pues la llegada del nazismo a Alemania dio al traste, en 1933, con una de las iniciativas más importantes que se han dado en el mundo de las artes.

El edificio que aquí se muestra, proyectado por Walter Gropius en Dessau, aparece con todos los elementos formales y constructivos que definen al Movimiento Moderno arquitectónico: apuesta por la geometría en la edificación, grandes superficies vidriadas, líneas puras y paredes desprovistas de todo ornamento, como rasgos principales.



Ante una de las obras más representativas de Ludwig Mies van der Rohe cabe preguntarse: ¿Cómo es posible que un pequeño pabellón se convirtiera en la obra emblemática de un arquitecto, el mismo que, posteriormente, llegó a proyectar grandes rascacielos en las urbes estadounidenses?

Lo cierto es que el Pabellón de Alemania, que en el año 1929 diseñó junto a Lilly Reich, se convirtió en uno de los símbolos de nueva arquitectura, puesto que en el mismo se plasmaban con toda rotundidad las ideas del Movimiento Moderno, que también se expresaron en el citado edificio de la Bauhaus, en la Ville Savoie de Le Corbusier o en la Casa de la cascada de Frank Lloyd Wright.

Tal como he apuntado, su reconstrucción en el año 1986 fue un gran acierto para la ciudad de Barcelona, pues en esta pequeña construcción, punto de encuentro de muchas visitas, quedan sintetizadas todas las ideas de la nueva corriente arquitectónica.



En el mismo año de 1929 que en España se contempla la única obra (reconstruida) que tenemos del arquitecto alemán, Van der Rohe nos deja otro de los grandes ejemplos del Movimiento Moderno: la casa Tugendhat en Brno, ciudad de la actual República Checa. Sería otro de sus grandes ejemplos de diseño de casas unifamiliares, antes de su marcha a los Estados Unidos, donde ya se implicaría en los proyectos de grandes edificios.

Considero que la semejanza de esta casa con la Ville Savoie de Le Corbusier es enorme, algo que no debe extrañar, ya que ambos arquitectos compartían los postulados de una arquitectura exenta de adornos y en la que la geometría debe estar al servicio de la función. En la actualidad a este planteamiento lo denominaríamos minimalismo, aunque esto es lógico, pues una frase del arquitecto alemán que quedó para la posteridad fue “Menos es más”.



Tal como indiqué al comienzo, en 1938 se instala en Estados Unidos. Dado su prestigio, muy pronto, a partir de 1940, se convierte en el director de la Escuela de Arquitectura del Armour Institute (Illinois Institute of Technology o ITT) de Chicago. Hasta 1959, Mies impartirá allí, con la ayuda de antiguos miembros de la Bauhaus, una enseñanza rigurosa basada en el aprendizaje de los nuevos materiales aplicados a la construcción.

Después de haber trazado según un principio modular el plan general del campus del ITT, construye en él con un lenguaje derivado de la arquitectura industrial, el Centro de Investigaciones sobre Minerales y Metales, así como el Crown Hall, del que mostramos una imagen.



En 1944 obtiene la ciudadanía estadounidense. En este período sus proyectos están mayoritariamente destinados a grandes edificios de oficinas. Así con esos monolitos de acero, vidrio y materiales relacionados de la gran industria “elabora en sus tipos iniciales y en su declinación categorías de edificios tan simbólicos del modo de producción capitalista como los palacios florentinos lo eran de la sociedad mercantil del Quattrocento”, en palabras de Jean-Louis Cohen, arquitecto y profesor de la Escuela de Arquitectura de París.

Y dentro de estos grandes rascacielos, el Seagram Building de Nueva York, proyecto compartido con su alumno Philip Johnson, acabado en 1958, se convierte en el prototipo de los edificios para oficinas diseñadas por el arquitecto germano-americano. Este edificio, con sesenta años de existencia, es admirado por muchos de los visitantes que acuden a Nueva York y desean conocer el prototipo del denominado ‘estilo internacional’.

AURELIANO SÁINZ

DEPORTES - CAMPIDIGITAL

FIRMAS
Campidigital te escucha Escríbenos