:::: MENU ::::

14/2/19

  • 14.2.19
Hasta las broncas o peleas más insignificantes se han convertido en virtuales. Oír la siguiente expresión ya no nos causa sorpresa, aunque lamento decir que no tengo claro que la persona que la dice sepa el alcance e importancia de la misma. La prepotencia del yo virtual dice y se queda tan pancha: “he bloqueado a fulano o mengano en WhatsApp”.



Suponiendo que dicho bloqueo sea por incompatibilidad de opiniones, creencias, ideas, ideología, supone una bronca entre ambos, o si lo prefieren una desavenencia por un choque frontal de ideología (las mas de las veces) que se hacía cara a cara (era necesario dar la cara) y ahora se hace a distancia y en ausencia del otro. Ventajas de Internet (¿?). ¿Dónde quedó ese valor llamado responsabilidad que engrandece a la persona? Asumir la responsabilidad es sinónimo de madurez personal.

Todos los humanos somos a priori, merecedores de un elemental respeto por el simple hecho de ser personas. Esta afirmación empieza a sonar a chino para muchos sujetos. Unos, por menospreciar a todo ser viviente; otros, por sentirse superiores a los demás. Prueba de ello son esos engreído sujetos que miran por encima del hombro sin más razón que la de humillar a los demás. El ególatra es un modelo de lo dicho hasta ahora. En su momento diremos algo sobre ello.

¿Motivo? Puede que no lo haya pero sí vuela por el aire de nuestra sociedad la queja de que solemos ser, en general, bastante maleducados, que faltamos a la más elemental consideración hacia el otro ya sea mayor, mujer u hombre, niño o niña. ¿Por qué? Las razones serán múltiples, importantes o baladíes, pero la realidad es la que es. De vivir en un mundo global estamos retrocediendo a la aldea rural.

Toda persona merece respeto, pero ¿cómo infundir, enseñar esta idea a nuestros hijos? El papel más importante y por tanto básico en esta parcela lo jugamos los mayores, es decir los padres. Si en el hogar familiar se siembra respeto, seguro que brotará afecto, deferencia, tolerancia, cortesía; si en el entorno familiar se vive rodeados de violencia, desprecio, insolencia hacia cualquiera de sus miembros, dicha conducta inmediatamente saltará al exterior.

Y ¿la escuela tiene algo que decir y hacer en este tema? Indudablemente sí, como tarea complementaria al comportamiento dentro del ámbito familiar. La flor de la cortesía, de la buena conducta es básicamente misión de la familia. La escuela reafirmará el cultivo de la tolerancia emanada de la labor familiar siempre y cuando la familia tenga fe en esa organización docente a veces tiroteada y asesinada.

No puedo olvidar y sentir cierto temor por el sesgo que va tomando el tema de la educación escolar arrastrada, desde y por la política miope, hacia un adoctrinamiento sectario y excluyente. Cualquiera diría que estamos en camufladas tiranías sociales. Todo es posible. Si partimos de la exclusividad dogmática, camino de una dictadura, pronto viviremos en guetos no muy distintos a los que ya permitieron circunstancias segregacionistas. Hecho este paréntesis, vuelvo a la idea principal.

Están cayendo en desuso conceptos como “buenos días”, “por favor”, “gracias”, “disculpe”, “perdón”, detrás de los cuales subyacen unos valores importantes para la convivencia. Si das las gracias por algo te miran cual bicho raro. Perdón “como fórmula de cortesía para pedir disculpas” (sic) por algo que hemos hecho mal nos ennoblece ante el otro. Pero… no está de moda. El tuteo se ha impuesto a ese rancio “usted” hasta tal punto que te suelen mirar extrañados cuando lo usas.

Una matización. La palabra “perdón” la estamos utilizando como una simple muletilla carente del matiz de disculpa que encierra en su significado. Me viene a la cabeza ese alegre “scusate” de los italianos mientras te empujan para poder pasar. Nosotros ya ni nos molestamos en pedir disculpas.

Entre nosotros excusar indica “no querer hacer algo” y por ello usamos ese “¿perdone?” con cierto retintín. Pedir perdón, dicen, es una manera de humillarse ante el otro y yo no tengo por qué rebajarme ante nadie. ¿Tendríamos que estar de acuerdo, a priori, con este pensamiento siempre que uno mismo se crea más importante que los demás? No creo.

La postura contraria, y que defiendo, es la capacidad de ponerse en el lugar del otro que bien podemos entender como empatía, la cual engloba “la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos” (sic). La persona empática sabe escuchar para ser capaz de entender e incluso comprender al otro, lo que no significa estar necesariamente de acuerdo con su pensar.

Me refiero a la generosa educación de ser capaz de elogiar los actos amables del prójimo para lo cual hay que ser rico en generosidad y tener amplitud de miras. El egoísmo nos convierte en cegatos, cicateros y anormales. Alguien puede pensar a la vista de estas consideraciones que vivimos en un mundo completo de anormales… Puede que sí, que haya más cegatos y cicateros que personas liberales y dadivosas.

El cicatero (“agarrado”, solemos decir) es alguien mezquino que escatima lo que debe dar. El cegato es corto de vista o, si quieren, de vista escasa; si lo prefieren, diremos que tiene poca vista, es decir no es capaz de calibrar a largo plazo los beneficios que puede recibir de una determinada acción. El tacaño, amén de escatimar, engaña con disimulo sin que le importe el daño que pueda ocasionar. Miente cual bellaco villano “que engaña con sus ardides y embustes” (sic).

Creo que, en justicia, conviene aclarar que se notan mas los agarraos que los dadivosos por la simple razón de que las personas rumbosas no van pregonando sus proezas. Es decir, no dan tres cuartos al pregonero para que propague sus acciones. “Dar tres cuartos al pregonero” puede tomarse en sentido positivo y también negativo.

En sentido positivo, el pregonero era un empleado público que voceaba a las cuatro esquinas de un pueblo las noticias importantes y avisos de interés público. Dicha figura ya existía en la época romana. Eran los encargados de convocar al personal para asistir, por ejemplo, a las reuniones del Senado; también podían anunciar venta de productos o mandar callar al personal en las ceremonias.

“Dar tres cuartos al pregonero” tiene un sentido peyorativo si se refiere a que era mejor callar y mantener dicha información en secreto porque no es conveniente difundirla por razones sociales o políticas. Tal información puede ser pública o privada.

En algunos lugares se mantiene la actividad del pregonero como recordatorio, para anunciar un evento concreto. Por ejemplo, en Zamora, el inicio de la Semana Santa se pregona por destacadas personalidades. No hace falta ir tan lejos.

En Montilla, mi ciudad natal, desde hace tiempo viene siendo tradicional y a cargo de notables personas el pregón de Semana Santa o el pregón de la Fiesta de la Vendimia y, haciendo una pequeña cavidad, insertamos las Sentencias Romanas de la Centuria Romana “Munda”. Está claro que el pregonero citado en este tipo de pregones ya no va con trompetilla, de esquina en esquina.

Es obvio que en la actualidad dicho oficio carece de sentido. Hoy los distintos medios de información actúan de pregoneros, sobre todo los informativos. ¿Para mantenernos informados? Perdonen que dude de ellos. Las noticias son seleccionadas y tamizadas según la ideología y las conveniencias.

Si a ello añadimos noticias a medias con medias verdades, amén de la mentira piadosa que “se dice para evitar a otro un disgusto o una pena” (sic). ¿Seguro? Más bien habría que decir para llevarse al huerto al personal con lo cual la mentira piadosa solo es una facha-da falsa. Mira por donde, “facha” da para caminar por una y otra acera de la ideología (facha-da de derecha e izquierda). Recordemos que la calle tiene dos aceras marcadas según el sentido de la marcha.

Dicho esto nos topamos con el término de moda, “fake news” (noticia falsa, bulo) cuyo objetivo es desinformar para confundir al personal. Ya hablaremos de esta “jodida” y “zafia” artimaña, adulteración más importante de lo que pudiera parecer.

PEPE CANTILLO

DEPORTES - CAMPIDIGITAL

FIRMAS
Campidigital te escucha Escríbenos