:::: MENU ::::

11/7/18

  • 11.7.18
La clausura de la octava edición de Montemayor Medieval. La Era de los Pobladores ha servido para marcar el inicio del último año de mandato para la actual Corporación municipal, que encabeza su alcalde, Antonio García López. Este montemayorense que el próximo 30 de noviembre cumplirá 48 años, asegura que el municipio "avanza con paso firme", gracias a muchos de los proyectos puestos en marcha en estos tres últimos años.



Casado y padre de dos hijos –una adolescente de 17 años y un niño de 13–, este agente comercial que se declara seguidor de Manolo García y aficionado al fútbol, al patinaje y al contacto con la naturaleza, no oculta su ilusión por los proyectos que el Ayuntamiento de Montemayor irá resolviendo en los próximos meses, muchos de los cuales solventarán demandas ciudadanas en torno al arreglo de calles y de caminos rurales.

Afiliado al Partido Comunista de España (PCE) y a Izquierda Unida (IU) desde hace 25 años, el alcalde de Montemayor cuenta con un referente político muy próximo: su padre, Antonio García García, que gobernó la localidad entre 1995 y 2007 y del que, asegura, aprendió la vocación de servicio público y el amor por un municipio que ha visto mejorar sus infraestructuras de manera significativa en los últimos tres años.

—El Gobierno municipal que usted preside ha culminado ya el tercero de los cuatro años de mandato. Desde esa perspectiva, ¿cuál es la valoración que hace de su labor?

—La valoración es muy positiva, ya que he redescubierto un mundo apasionante y he tenido la suerte de contar con un equipo de gobierno del que puedo presumir. Pienso que, en estos tres años, Montemayor ha experimentado un cambio muy positivo en todos los ámbitos que abarcan la vida municipal.

—¿En qué grado se está desarrollando su programa de gobierno?

—El programa considero que está cumplido en un altísimo grado pero, como decíamos durante la campaña electoral, era un documento abierto: no era un programa cerrado ni mucho menos y eso también lo estamos cumpliendo pues, a diario, nos llegan propuestas muy interesantes que no dudamos en apoyar y en hacerlas nuestras.

—¿Qué importancia le otorgan a la participación ciudadana?

—Nuestro contacto con los vecinos y vecinas es tal y la confianza que tienen con su equipo de gobierno es tan significativa que no tengo miedo a decir que ponemos en práctica la idea de presupuestos participativos como en ningún otro sitio. Y es que no hay ni una sola propuesta, venga de donde venga, que no sea analizada y estudiada por parte de nuestro equipo de gobierno y a la que no demos respuesta.

—Durante estos tres años de mandato han concedido una gran importancia a varias áreas municipales como desarrollo económico, urbanismo o deportes.

—Así es, el desarrollo económico es una gran apuesta para nuestro equipo de gobierno y de este área han nacido proyectos importantísimos para nuestra localidad. El urbanismo, por su parte, también está siendo un pilar fundamental de nuestro proyecto, lo que se traduce en el continuo arreglo de calles y caminos. Y, por último, en deportes hemos visto cómo tanto en instalaciones como en actividades se ha dado un giro tremendo. En ese sentido, conviene recordar que el pasado mes de febrero inauguramos el nuevo campo de fútbol de césped artificial tras recibir una inversión de 350.000 euros.



—¿Qué papel han jugado otras áreas para su equipo de gobierno?

—Las actividades culturales nos sitúan a la cabeza de la provincia, y hemos conseguido reforzar y dar sentido a proyectos ya consagrados, además de promover muchas otras iniciativas nuevas. Por otro lado, en este mandato hemos visto nacer el primer Plan de Igualdad de Montemayor, sin olvidarnos de las políticas que tienen en nuestros mayores y en su bienestar social su foco de atención, un ámbito que no nos cansamos de apoyar y de tratar de dar sentido.

—¿Cómo se concreta ese apoyo al que hace referencia?

—Sobre todo, con un contacto próximo al vecino. Cada día intentamos solucionar problemas y ayudamos a conseguir el bienestar general de los ciudadanos, lo que hace que nuestro balance como equipo de gobierno sea muy positivo ya que, al fin y al cabo, estamos en política para tratar de hacerle la vida más fácil a nuestros ciudadanos y eso, con creces, creo que lo estamos consiguiendo.

—¿Cuál es la visión que, como alcalde, tiene usted de Montemayor respecto al futuro a medio y largo plazo?

—Montemayor tiene que agarrarse al tren del turismo sí o sí. Y, para eso, este equipo de gobierno no va a parar ni un solo momento, ya que hemos notado cómo el número de visitantes es cada vez mayor y, ahora, lo que tenemos que conseguir es que nuestra oferta sea cada vez más potente.

—¿Cómo piensan lograr este objetivo?

—Pienso que debemos optimizar nuestros recursos y apostar por lo que nos hace diferentes. Por ejemplo, nuestros aceites y nuestros vinos no paran de ganar premios y eso debemos de ser capaces de proyectarlo hacia el exterior. Tenemos que saber vender lo nuestro defendiéndolo de la mejor manera.

—En alguna ocasión le hemos escuchado defender el potencial del vino dulce...

—Es que el vino dulce Pedro Ximénez es una fuente de riqueza impensable para Montemayor que, sin duda, se vería muy reforzada de la mano de industrias alternativas que puedan basar su proyecto en esta joya enológica de la que somos el mayor productor mundial. Estoy convencido de que el PX abre puertas hacia la gastronomía y hacia la cosmética y, por tanto, es un valor que no podemos consentir que se pierda.

—Durante estos tres años también han apoyado la constitución de la Plataforma Visitemos el Castillo.

—Así es. El Castillo Ducal es nuestra mayor herramienta potenciadora de empleo y de turismo y, como todos los vecinos saben, sigue cerrado a cal y canto. No obstante, quiero decir que el litigio sigue adelante y que no hemos abandonado la lucha. No en vano, estamos preparando un recurso contencioso contra la decisión de la Junta de mantener la dispensa concedida en el año 2010 a la propiedad y que la habilita para mantener el castillo cerrado al público pese a tratarse de un Bien de Interés Cultural (BIC).



—¿Cuáles serán los objetivos prioritarios de su Gobierno en el último año de mandato municipal?

—Como decía antes, nuestro objetivo es seguir sembrando porque nuestro proyecto no es solo de cuatro años, es mucho más. Queremos ofrecer un Montemayor moderno pero, a la vez, señorial, como siempre lo ha sido. Y, para eso, tenemos en marcha muchos proyectos que poco a poco van a ir viendo la luz.

—¿Cómo prevé que serán los próximos diez meses para Montemayor?

—Intuyo que serán como todo el mandato: con muchísimo trabajo, con muchas ganas de afrontar los nuevos retos que se nos presentan y con mucha ilusión. Pronto veremos la segunda edición de Paxera, la cuarta de Juventulia, la tercera de Tapeando PX Montemayor, así como el inicio de nuevas obras que darán comienzo en calles y caminos, sin olvidar la tan ansiada y necesitada ampliación de nuestro cementerio municipal, que no ha sido fácil de conseguir.

—¿Qué mensaje les gustaría transmitir a sus vecinos a las puertas de las vacaciones estivales?

—Son fechas para cambiar un poco el chip, aunque compatibilicemos trabajo con verano y calor. Parece que esta época estival es diferente, de modo que a los que tengan la suerte de irse de vacaciones, les deseo que disfruten de esos merecidos días de la forma que hayan podido elegir. Y a los que no tengan esa suerte, les animo a disfrutar de nuestro pueblo, de esas noches al fresco con vecinos, familiares y amigos.

Otra opción nada desdeñable es poder disfrutar de nuestra piscina municipal, que luce espléndida este año, o aprovechar las actividades que hemos programado desde el Ayuntamiento. Tras Montemayor Medieval vendrá la Semana de Jesús, la Semana Cultural con su velada de Santiago, los Cuentos al Fresco para nuestros parques, la Fiesta del Agua con Juventulia y un montón de propuestas más que harán que el verano sea ameno y llevadero.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - CAMPIDIGITAL

FIRMAS
Campidigital te escucha Escríbenos